FOR ENGLISH +

WILLI SUCHER

 

Willi Sucher nació el 21 de Agosto de 1902 en la ciudad de Karlsruhe, al sur de Alemania, hijo de un contable y su esposa. Sus memorias más tempranas refieren a la muerte de su madre cuando sólo contaba con cuatro años. Esta gran pérdida marcó el inicio de una infancia en la que se vivenció a sí mismo como un hijastro no deseado. Su padrevolvió a casarse muy rápidamente, y la nueva madrastra de Willi era –como él la describiera más tarde- 'alguien decididamente en contra de mi existencia'. Durante esos años fue rechazado y maltratado, hasta que a la edad de trece años fue enviado a vivir junto a la familia de su tío, cuando su padre fue convocado a rendir servicio militar durante la 1er Guerra Mundial. Si bien su tío, Karl Sucher, era amable con él, Willi era una boca más que alimentar dentro de una vasta familia que sufría las duras consecuencias económicas de la guerra, y un año después fue enviado a vivir con parientes cercanos en una pequeña hacienda de un pueblo próximo. La vida allí era muy agotadora. La familia trabajaba hasta altas horas de la noche en los campos, con lo cual Willi debía atender la casa y cocinar para los demás tras un día escolar. Más tarde caracterizaría a su infancia como siendo siempre 'uno de los que sobraba', pero supo ver en esto una fuerza positiva en su vida que le sirvió para construir fortaleza interior y perseverancia frente a las dificultades.

En 1918, a los dieciseis años, Willi decidió volverse independiente. La esperanza de llegar a ser arquitecto se vio frustrada debido a las circunstancias financieras, y se presentó como aprendiz en un banco. Siendo aceptado, comenzó un curso de dos años y medio. Si bien no le agradó, hubo de continuar en esta profesión durante veintiún años. A menudo señalaba cómo a través de este trabajo, el cálculo le enseñó sobre la rigurosa atención por el detalle y la exactitud. Más adelante,este entrenamiento matemático le serviría de mucho dentro del verdadero trabajo de su vida.

En 1919, entra en contacto con las ideas de Rudolf Steiner. Su tío Karl, con quién se había mantenido en contacto, había presenciado una conferencia de Rudolf Steiner y le habló a Willi sobre él. Willi reconoció inmediatamente que estas ideas se volverían el camino de su vida y pronto solicitó membresía en la Sociedad Antroposófica. De otro modo, le fue pedido que esperase un año más hasta que cumpliera los 18 años. Su tío Karl también le habló sobre astrología, expresándole su preocupación acerca de su inaplicabilidad para la humanidad moderna. Willi recordaba una conversación tal, en la cual su tío mencionó cuán importante sería que algún día un antropósofo portara nueva luzpor sobre todo el campo de la astrología a través de los puntos de vista de la ciencia espiritual. Su respuesta fue: '¿por qué hemos de esperar?, ¿no podemos hacerlo nosotros mismos?'. Tenía 18 años, la época del primer retorno del nodo lunar. Entonces comenzó a leer literatura sobre astrología, dejándola y retomándola, repelido por su determinismo, el cual él consideraba un detrimento a laverdadera dignidad del ser humano.

Continuó asimismo con sus estudios de antroposofía, asistiendo a conferencias en tanto posible y leyendo. En 1922, se vio inspirado por las ideas de Steiner sobre el orden social trimembrado y se trasladó a Stuttgart para formar parte de un pequeño banco, el Bankhaus Der Kommende Tag, que estaba conectado a diversos negocios que intentaban poner a estas ideas en práctica. En una ocasión, Rudolf Steiner visitó el banco y fue presentado a todos los que allí trabajaban. Willi estaba profundamente impresionado de este encuentro personal y de la forma en la que Steiner se metió de lleno en sus situaciones. Algo típico de Willi era que, cuando le cuestionaban si alguna vez había solicitado una entrevista privada con Rudolf Steiner, él contestaba que nunca había considerado que sus preguntas personales debieran quitarle el preciado tiempo a alguien tan ocupado. De todos modos, debido a las crecientes dificultades económicas de aquellos tiempos, el banco se vio obligado a racionar. Willi asumió entonces una posición en Bruchsal. A través de un amigo conoce a su futura esposa, Helen, quien vivía con sus padres en Stuttgart y que también asistía a las conferencias de Rudolf Steiner. Ambos formaron parte de la recientemente creada Comunidad de Cristianos y contrajeron matrimonio en 1927 bajo la mano del Dr. Friedrich Rittelmeyer, el fundador de la Comunidad Cristiana y líder de los teólogos luteranos de Alemania en aquel momento. Willi vivía y trabajaba en Bruchsal, y Helen vivía con sus padres en Stuttgart, donde Willi la visitaba los fines de semana en tren. Pronto fueron capaces de adquirir un lugar propio y en 1927 se trasladaron a un pequeño apartamento de dos habitaciones con cocina, pero sin baño. Tras regresar a casa del su trabajo en el banco, dedicaba dos horas al estudio por las tardes. Como recreación, los fines de semana realizaban caminatas por el Bosque Negro.

1927 fue un año significativo en la vida de Willi, no sólo por su casamiento, sino por otra razón también. Se topó con el reporte de una conferencia brindada por la Dra. Elisabeth Vreede, directora de la sección matemático/astronómica de la Escuela de Ciencia Espiritual en el Goetheanum, en Dornach, Suiza, donde se hallaba el centro de la Sociedad Antroposófica ( la Dra. Vreede conoce a Rudolf Steiner en 1903, siendo ella miembro de la Sociedad Teosófica. Fue una de entre los grupos de individuos que trabajó con Steiner en el desarrollo, trasladándose con él desde Berlín a Dornach en 1917 y ayudó a construir el primer Goetheanum. Fue uno de los miembros originales de la Comisión de la Sociedad y directora designada por Steiner de la sección matemático/astronómica). En esa conferencia, la Dra. Vreede se refirió a indicaciones dadas por Steiner acerca delas configuraciones celestes al momento en el que el ser humano se pone en camino hacia el mundo espiritual tras la muerte. Mirando restrospectivamente sobre aquel momento luego de 42 años, Willi escribió:

Esa imagen fue como una sacudida de iluminación. Aquí surgía una perspectiva que ya no describía al ser humano como una criatura desvalida frente a los ritmos y los movimientos de las estrellas. Era el alma humana la que importaba a las estrellas; ellas incluso esperaban por aquello que habría de traerles como fruto de las experiencias terrenas.Un rayo de esperanza que semejaba poner luz sobre la búsqueda del hombre por la libertad espiritual, cayó sobre el complejo de la astrología.

Investigaciones subsecuentes –mismo sobre las bases matemáticas de los ritmos planetarios- confirman plenamente a esta esperanza. De hecho, los ritmos biográficos de un gran número de personalidades históricas prueba la coincidencia perfecta con las configuraciones celestes al momento de sus decesos. La experiencia de que el hombre no es tan sólo una criatura, sino que se halla en camino de convertirse en un cooperador de los cambios en la configuración del mismo cosmos, en creciente medida. Esto brindó  la esperanzade que visiones constructivas similares pudieran ser halladas con respecto a lo que asocia al hombre con las estrellas al momento de su encarnación. Descubrimientos tardíos demostraron que la esperanza no había sido en vano.

Ahora, sus estudios cobraron una profundización aún mayor. En aquel momento se encontraba estudiando la biografía deTolstoy. Obtuvo las configuraciones de los cielos al momento del deceso de Tolstoy, y tras deliberar cuidadosamente envía a la Dra. Vreede en Dornach esta gráfica estelar, conjuntamente con varias e interesantes sugerencias.

Ella responde – a como dijera Willi más tarde- "muy positivamente" y lo invita a Dornach la semana que siguió a la Pascua de 1928. Willi tenía para entonces 25 años de edad. Como parte de su labor como directora de la sección matemático-astronómica de aquel momento, se encontraba brindando cursos y conferencias y, entre 1927 y 1930, publicó 42 cartas sobre el tema 'Astronomía y Antroposofía' (revisadas y publicadas como libro en 1980 por la editora filosófica-antroposófica del Goetheanum). Su investigación halló un febril discípulo en Willi, y éste fue el punto de partida de una relación de trabajo que se desarrollaría a lo largo de los siguientes diez años, durante los cuales la Dra. Vreede le brindó su apoyo y lo instó a continuar con la obra que ella había iniciado. A menudo, Willi describía cómo recibía indicaciones por parte de Steineracerca de las relaciones del ser humano con el cosmos, con la directiva "yo no puedo encargarme. Hazte cargo tu!". Willi sería entonces quien desarrollaría tales indicaciones astronómico/matemáticamente, para luego enviarlas a Dornach. Como escribiese más tarde, "fue la Dra. Vreede quien sugirió que investigase las conexiones del ser humano con los eventos esterales pre-natales, es decir, durante el desarrollo embrionario. Me aconsejó emplear la antigua regla hermética a tal propósito, originaria del antiguo Egipto".

Willi viajó con frecuencia a Dornach durante aquellos años y en 1931, a la edad de 29 años, fue invitado a conferenciar en el Goetheanum y más tarde en la Clínica Antroposófica en Arlesheim. En 1934-35, en nombre de la sección astronómico/matemática, la Dra. Vreede publica una serie de Observaciones Astrológicas (Astrologische Betrachtungen), escritas por Willi, con excepción de la primera en la cual ella escribe: los siguientes estudios tienen el propósito de informar al lector acerca de las investigaciones de nuestro colaborador Willi Sucher, tal como han sido llevadas a cabo por él conjuntamente con la sección astronómico/matemática desde ya hace unos años. El punto de partida de Willi Sucher no ha sido la astrología tradicional –la cual le era conocida- sino la ciencia espiritual de Rudolf Steiner, en especial las sugerencias dadas por Steiner en lo que se refiere a la astrología.

A medida que la labor de Willi continuaba, las condiciones en Alemania se volvieron cada vez más difíciles con la toma del poder por parte de Hitler. Willi y su esposa se percataron de que no les seria posible continuar con su tarea bajo un medioambiente tal. Su correspondencia con la Dra. Vreede había sido interceptada, y los astrólogos eran arrestados en Alemania. Los antropósofos debían reunirse secretamente en pequeños grupos. Willi relataba acerca de la necesidad de hacer silencio durante aquellos tiempos y describía cómo él y Helen iban a la cocina, llenaban el fregadero con agua y tapaban el desagüe con una olla, para poder hablar sobre cosas que no debían ser oídas por vecinos que pudieran reportarles. En 1936, Willi visitó nuevamente a la Dra. Vreede en Dornach, luego de la expulsión de ésta de la Comisión, así como de Ita Wegman y otros miembros originarios. Fue gracias a sus esfuerzos tras esta visita que fue invitado en 1937 a conferenciar en Holanda y luego en Inglaterra en la Rudolf Steiner House, en Londres, donde sus conferencias fueron traducidas por George Adams. Durante esta visita en Inglaterra, Willi y Helen buscaron activamente la oportunidad de dejar Alemania. Habló con su amigo Eugen Kolisko, quien le presentó a Fried Geuter, el co-fundador del Sunfield Home, un hogar antroposófico para niños discapacitados en Clent. Geuter dijo 'Sr. Sucher, venga con nosotros y yo le construiré un observatorio!'. A su regreso en Alemania, inició el pedido de la visa. Su intención de emigrar hubo de permanecer secreta excepto para algunos amigos cercanos dentro de la Sociedad Antroposófica. Pasado algunos meses, justo luego de las Pascuas de 1938, fueron obtenidos los papeles necesarios y los Sucher dejaron su patria por Inglaterra a nombre de lo que se puede considerar como una 'visita', contando tan sólo con 20 marcos y unas pocas pertenencias personales. Ya no regresarían a Alemania. Willi tenía 30 años para entonces.

Fue así como luego de trabajar 20 años en un banco, Willi se vio trabajando en un hogar infantil con varios niños discapacitados, mientras que Helen trabajaba en la cocina. El idioma también les era nuevo. Fried Geuter exhortó a sus docentes allí: 'enseñadle en Inglés pero regañadle en Alemán!'. Aquí fue donde Willi reunió la experiencia clínica que más adelante unificaría a las indicaciones de Steiner – el llegar adesarrollar la idea de que un grupo dedicado a trabajar sobre la configuración estelar de un niño, a través de un conocimiento profundizado, podría hacer posible la curación. Al describir tal labor, dijo: ' a menudo trabajábamos hasta entrada la noche, y al día siguiente el niño era un ser diferente'. Sobre esta época también comentaba: 'como podrán ver, se trataba realmente de un "observatorio"...sobre las influencias cósmicas sobre el destino humano!'.

En 1938, Willi tuvo la oportunidad de volver a ver a la Dra. Vreede en una conferencia brindada en Bangor, Gales, cercano a Penmaenmawr. Willi relata cómo ambos suben por una colina detrás de Penmaenmawr, en donde se hallan dos círculos druidas hechos en piedra: 'fue así que nos despedimos mutuamente al menos por el momento, atestiguando una sabiduría cósmica milenaria y compartiendo un profundo sentimiento de responsabilidad por su futuro'. Fue la última vez que Willi vio a la Dra. Vreede, cuyos últimos años fueron de soledad. Como consecuencia de la guerra, se vio alejada de sus amistades en Holanda, Inglaterra y Alemania. La muerte de Ita Wegman en 1943, amiga cercana y colega, le causó una gran conmoción. Apenas dos meses después cae enferma y se traslada al sur de Suiza, con la esperanza de que el clima más cálido le ayudase a mejorar sus salud. Este no fue el caso, y a las 4:45 de la tarde del 31 de Agosto de 1943, toma su último aliento tras haber vivido una vida plena en dedicación a Rudolf Steiner y a la Antroposofía.

Debido a la guerra, se generó el temor en Inglaterrade que hubiera informantes enemigos entre los refugiados. Fue así como todos los hombres y algunas mujeres alemanas y austríacas fueran considerados como 'extranjeros enemigos' e internados en campos de detención alrededor de las Islas Británicas, hasta que sus motivos fueran investigados. Anticipando esto, Willi empacó una pequeña valija en donde guardó sus más preciadas tablas de cálculo astronómico y otros utensilios de ayuda para sus investigaciones. En aquellos días no se disponía de las efemérides modernas, ni calculadoras u ordenadores. Todo debía ser obtenido utilizando tablas especiales que no eran fáciles de conseguir. Así fue que cuando la policía vino a por él, ya estaba completamente preparado. Antes de que fuese detenido, todo el conjunto de colaboradores formó un gran círculo y entonó una canción que se convirtió en el motivo de identificación de su labor para con los niños, 'A la búsqueda del Santo Grial', a modo de despedida.

Primeramente fueron llevados a una especie de cámara de inspección dentro de las barracas militares de Worcester, y luego a un lugar cercano a Liverpool. Mientras les eran revisados los objetos personales en busca de posible material subversivo, el primero de ellos le dijo a los inspectores que provenían de un hogar infantil que se había visto afectado por un brote de fiebre escarlatina, siendo ésto algo cierto. Por este motivo, su grupo fue llevado a una unidad aislada y sus pertenencias fueron enviadas allí sin haber sido inspeccionadas. Así fue como el material de investigación de Willi fue salvado. Más adelante, el grupo fue transferido a un campamento en la Isla de Man, en el Mar de Irlanda, que antaño había sido un lugar vacacional que contaba con varios hoteles y que había sido tomado y cercado con alambrados. Aquí se encontraro reunida una cierta cantidad de antropósofos -el Dr. Ernst Lehr y el Dr. Karl König, fundador del movimiento Camphill, entre otros. Willi describiría a esta época como el período de investigación más fructífero. Durante 18 meses, estos individuos supieron desarrollar lo que Willi llamó un 'super-colegio'; sostenían largas conversaciones referidas a sus estudios e investigaciones y solían brindar charlas los unos a los otros. La provisión de materiales estaba cubierta y se pudieron organizar su vida diaria libremente dentro del recinto. Podían salir y trabajar en las granjas, cosa que también Willi intentó pero que lo fatigaba demasiado. Siendo médico diplomado, Karl König fue liberado primero en Enero de 1942, y aseguró la salida de Willi invitándolo a trabajar a su hogar infantil en Aberdeen, Escocia. Allí se reencontró con Helen, quien había permanecido en Sunfield, y continuó con sus investigaciones mientras ayudaba con el cuidado de los niños. También comenzó a escribir las 'Cartas Mensuales' para un número de subscriptores y a brindar conferencias. Fue en una de esas conferencias en donde conoce a Hazel Straker, al regresar de una visita al Sunfield Home en Clent. Ella describe su encuentro con él del siguiente modo: 'Tengo vívidos recuerdos de él cuando vino a conferenciar a Sunfield, en donde yo había comenzado a trabajar justo luego de su internación. Recuerdo a ese hombre modesto, impecablemente vestido, caminando de aquí para allá delante nuestro, comentándonos de modo seguro perocalmada y gráficamente acerca de sus investigaciones sobre los gestos de las estrellas durante los tres años del Cristo sobre la Tierra. Se trataba de los gestos de Mercurio, sus encuentros con el Sol y su relación con lassiete señales o milagros descritos en el Evangelio de San Juan. Los cuadros que describía en el aire permanecieron en mí, desplegándose como una realidad que aún me significa mucho, relacionándose íntimamente con la vida diaria. En otra ocasión, él habló sobre el ciclo anual y me aportó la certeza sobre el 'Ser solar viviente'. La profundidad de su disciplinada labor de investigación brillaba desde su interior, irradiando confianza y brindándole a uno total libertad.

Más tarde, en 1944, cuando Willi y Helen retornaron a Sunfield, Hazel Straker comenzó a trabajar más y más estrechamente con él y sus investigaciones. En 1946, a pedido de Eleanor Merry y Maria Schindler, Willi and Helen se mudaron a Londres por un breve tiempo y dieron clases vespertinas. En 1947, el Dr. Alfred Heidenreich, el fundador de la Comunidad Cristiana en Gran Bretaña, insistió en invitarlo a Garvald, un centro terapéutico en Escocia en donde Willi fue director por un breve lapso. Hazel Straker fue su colaboradora allí. En Garvald, Willi entra en conflicto con uno de sus colegas a causa de su labor 'astrológica' con los niños, y dejan el lugar cuando el Dr. Heidenreich los invitó a trabajar a Albrighton Hall, un centro dedicado a las conferencias de la Comunidad Cristiana, cercano a Shrewsbury. Esta vez, Willi escribe: 'ha sido uno de los períodos más positivos y creativos de mi vida. El Dr. Heidenreich me dio absoluta libertad para desarrollar mi trabajo'. Aquí fue donde se preparó el manuscrito en inglés de 'Isis Sophia', publicado en 1951 (previamente publicado en Alemania), así como 'El hombre y las estrellas' y la segunda serie de Isis Sophia, publicada en 1952. Fue también durante estos años que la 'familia' de colaboradores fue conformada. Willi y Helen no tuvieron hijos, pero se les allegaron colaboradores que fueron el sostén de su labor de por vida. Se mancomunaron en la investigación y en la vida práctica. Tras Hazel Straker, se sumaron Verónica Moyer y su hermana, la artista Maria Schindler. Ellas se encargaron de la casa de conferencias y asistieron a la labor estelar, permitiéndole así a Willi dedicar tiempo a la investigación además de conferenciar allí y viajar a causa de los crecientes pedidos que recibía de otros grupos en Inglaterra, Escocia y Holanda. Durante esta época fue realizado el trasfondo estelar de las mitologías griega, nórdica y celta, muchas investigaciones en el orden de períodos históricos y personalidades, y fueron investigadas las nuevas áreas basadas en los puntos de vista heliocéntrico y lemniscatorio del universo.

En 1953, la casa de conferencias hubo de cerrar por causas económicas y el grupo se muda a Larkfield Hall, un centro terapéutico en Kent, Inglaterra, donde les fue posible construir una pequeña casa gracias a la ayuda de un amigo devoto. Debido a sus compromisos con las conferencias, Willi no tuvo tiempo suficiente como para trabajar con los niños, pero sus colaboradoras lo hicieron por él, elaborando conjuntamente las cartas de encarnación de los niños. Hazel Straker describe esta labor del siguiente modo: 'No se trataba tan sólo de un horóscopo, de las estrellas al momento del nacimiento, sino del cuadro de los gestos estelares durante los nueve meses de preparación del nacimiento, del desarrollo embrionario. La Dra. Vreede le había incitado a realizar ésto, y siguiendo este impulso, Willi había llevado la investigación mucho más lejos. El meticuloso, esmerado trabajo que había estado desarrollando durante los últimos años dieron fruto en abundancia, y nos condujo a través de los eventos estelares hasta alcanzar las grandes imaginaciones por detrás de éstos, y que nos proveyeron deuna inspiración que nos fue de gran ayuda en la continuación de nuestro trabajo con cada niño en particular. El recurrir a los gestos conectados a los hechos del Cristo durante los tres años en la Tierra, fue también aquí una parte integral de nuestras consideraciones. Si bien ya me hallaba comprometida con esta labor, nunca me fue más claro el ver el gran potencial para una verdadera sanación'.

En 1955, Willi fue invitado a conferenciar en América en la Threefold Farm Anthroposophical Community, Spring Valley, Nueva York. Durante este primer viaje a los Estados Unidos, brindó 70 conferencias y cursos dentro de su estadía de 19 semanas, que incluyó una visita a Los Angeles en donde brindó un curso para el Teacher Training Programm en la Highland Hall Waldorf School. Esta conexión con California jugaría más tarde un rol significativo en su destino.

A su retorno a Inglaterra, Willi comienza a trabajar en el libro 'Drama del Universo'; los dos libros previos, 'Isis Sophia' y 'El hombre y las estrellas' habían sido escrito desde el punto de vista geocéntrico (la Tierra como centro). Ahora, sus investigaciones desde la perspectiva heliocéntrica habían progresado al punto de integrarlas a este libro. Fue una tarea de dimensiones, y mucho de la preparación para publicarlo fue hecho por Hazel Straker y Verónica Moyer. Fue publicado en 1958, y para celebrarlo decidieron tomar unas vacaciones; Helen siempre había querido ver palmeras, así que decidieron viajar a Egipto. Pero cuando los planes habían sido trazados, Willi sugirió: '¿por qué ir hacia el Este, por qué no ir a América?'. Así fue como la familia de colaboradores viajaron a través de América, de Montreal a Denver, a través de Salt Lake City hasta Los Angeles. Allí Helen pudo ver sus palmeras y fue ella quien decidió que permaneciesen allí. Las insistentes peticiones de que viniera y se uniese a la labor en la Highland Hall School y el poner en marcha una escuela de educación terapéutica para niños con necesidades especiales fueron otras de las razones para mudarse a California, con lo cual decidieron inmigrar. Regresaron a Inglaterra, vendieron su propiedad y en 1961 – gracias a la generosidad de un amigo- el grupo de lo cuatro fundaron el Landvidi Center para niños excepcionales en Los Angeles, el cual operó bajo su guía durante siete años, durante los cuales Willi ofreció muchas conferencias y cursos en otras partes de los Estados como también nuevamente en Europa, conferenciando en Inglaterra, Holanda, Suiza y Alemania.

Al cierre de la escuela en 1968, los Sucher se pusieron a la búsqueda de un lugar al cual retirarse. Muchos lugares entraron en consideración, incluyendo algunos en Inglaterra y Canadá, pero su decisión cayó sobre Meadow Vista, un pequeño pueblo sobre las pendientes de la Sierra Nevada, no lejos de Sacramento. Ahora disponía de más tiempo para dedicar a la escritura y la investigación. Willi también continuó viajando debido a su actividad como conferencista, además de brindar cursos y trabajar con grupos de estudio en su casa. Durante este tiempo, el número de personas buscando ayuda en sus vidas se incrementó, recurriendo a la labor de Willi que aportaba los profundoscuadros obtenidos en las asterogramas natales y la evolución prenatal, los cuales trajeron luz por sobre el discurrir del destino de aquellos que así lo buscaban. Fue durante este tiempo en donde se publicaron tanto el Cristianismo Cósmico (1970) como El Rostro Cambiante de la Cosmología (1971). Ambos libros son el contenido de una serie de talleres matutino-vespertinos, brindados por Willi en Agosto de 1969 en el Hawkwood College en Inglaterra, que luego pasó a escrito para ser publicados. Más tarde escribiría acerca de la investigación publicada en el Cristianismo Cósmico:                         'Finalmente, debo mencionar la investigación que he realizado sobre los hechos del Cristo. Se generó en mí la creciente impresión de que las perspectivas cósmicas de los Hechos del Cristo son el fundamento de la experiencia de la elaboración del impulso crístico, dentro de las épocas del así llamado Misterio del Gólgota. Se pone de manifiesto que cuando algunos de los sucesos cósmicos ocurridos bajo el ministerio del Cristo se repite, se ofrece la oportunidad de comprender e incluso de tomar noción en un sentido espiritual interiorsobre el significado del correspondiente acto del Cristo. Como he dicho, las posibilidades son 'ofrecidas' al ser humano. Las puede aceptar libremente y eventualmente identificarse con ellas'.

También continuó escribiendo el Periódico Estelar Mensual (1965-75) para los subscriptores. En la carta de Noviembre de 1970, escribe acerca de su vida desde el momento en que leyó aquel primer artículo de la Dra. Vreede: 'Han pasado 42 años desde aquella tempestad de luz, y desde entonces siempre me ha sido posible continuar con esta investigación. Algunas veces, las circunstancias externas fueron difíciles; pero por detrás siempre pareció haber una mano auxiliar que a menudo se las arregló tenazmente de modo que el trabajo pudiera ser facilitado. Como dijese antes, el camino nunca fue fácil; la sospecha y la desconfianza actuaron como fuertes obstáculos. Esto se comprende completamente si uno visualiza los graves peligros que amenazan desde izquierda y derecha sobre el camino hacia una astrología nueva y constructiva. El egoísmo humano se inclina con facilidad al mal uso de este conocimiento, volviéndolo ignorante y diletante. A lo largo de los años, el faro de sabiduría de Rudolf Steiner fue un estímulo incesante así como un consuelo cuando la desconfianza se volvió un ataque. Quisiera citar en particular unpasaje de un ciclo de conferencias de Rudolf Steiner, 'El Cristo y el mundo espiritual' (28 de Diciembrede 1913 al 2 de Enero de 1914): " se volvió cada vez más claro para mí, luego de muchos años de investigación, que en nuestra época se experimenta algo semejante a la resurrección de la astrología de la 3er época (las civilizaciones egipcio-caldea), pero permeada por el impulso del Cristo. Hoy hemos de buscar en las estrellas de un modo bien distinto al de antaño, pero la escritura estelar debe volver a ser algo que nos hable nuevamente" (5ta conferencia, 1 de Enero de 1914).'

Bajo estas consignas, la labor pudo continuarse. Eventualmente, otros amigos se unieron al trabajo del mejor modo posible. El faro guía fue un incesante sentido de responsabilidad por establecer los fundamentos de una astrología que reconociese clara y científicamente la conexión del hombre con las estrellas, pero que respetase el dominio completo de su libertad espiritual y su dignidad. Así fue como las cosas se configuraron gradualmente.

En 1972, a los 70 años de edad, Willi fue invitado por un grupo de gente joven a conferenciar en la International Youth Conference en el Goetheanum, Dornach, en donde había brindado su primer conferencia 41 años atrás, incentivado por la Dra. Vreede.

Si bien las invitaciones a conferenciar se incrementaron y la amplitud y profundidad de la obra de Willi crecieron, le causaba gran preocupación que fuera poca la gente que se involucrase activamente en el desarrollo de la Astrosofía. Pudo visualizar la gran necesidad de esbozar un camino constructivo y positivo para afrontar los desafíos que se avistaban con el cambio de siglo, desde los potenciales que se hallan contenidos en la humanidad. Fue tal la preocupación por sus semejantes, que le permitió superar su natural reserva y manifestar sus convicciones. Siempre dijo que, para sí mismo, permanecer dentro del mundo de la investigación hubiera sido suficientemente satisfactorio.

En los años siguientes, la publicación se limitó a la continuidad de las 'Cartas Mensuales' a los subscriptores. Parte de esas Cartas (1972-74) serían publicadas como el libro final de Willi, 'Enfoque práctico hacia una nueva Astrosofía'. Es en esta obra en donde despliega sus muchos años de investigación sobre el enfoque espiritual de una astrología heliocéntrica, ya iniciada en el 'Drama del Universo'. Esta es una incisión revolucionaria en el mundo de la astrología, que abrió un camino para una comprensión científico-espiritual de la perspectiva heliocéntrica copernicana del universo. El desarrollo de esta obra fue una adición monumental a nuestra comprensión por sobre la relación del ser humano, y ciertamente de toda la evolución terrestre, con el universo heliocéntrico. En relación a esto, escribiría más tarde: otra de las perspectivas que me fue posible elaborar con gran detalle a través de los años, fue la conexión del ser humano con el mundo estelar desde el punto de vista heliocéntrico-astronómico. Algunas personas aún se oponen enérgicamente al enfoque heliocéntrico. Sin embargo, Rudolf Steiner señaló en su ciclo de conferencias 'La relación del hombre terreno con el Sol' ( 4ta conferencia, 11 de enero de 1924), que esta perspectiva es correcta, pese a haber sido manifestada a través de un gran error o equivocación en la evolución.

La investigación que tomé en esta dirección, mostró que el enfoque heliocéntrico no anula al geocéntrico. Más bien probó ser una especie de relación complementaria.

El estudio de los lentos movimientos de los así llamados 'elementos' de las órbitas planetarias – es decir nodos y ápsides (perihelio y afelio) resultaron ser extremadamente útiles en la investigación histórica así como también en la relación del individuo con el mundo estelar.'

En 1973, Hazel Straker hubo de regresar a Inglaterra para hacerse cargo de su madre, tras25 años de trabajo conjunto con la 'familia' de colegas. Las actividades de publicación no fueron posibles por un tiempo, pero la distribución postal de los libros fue continuada por Verónica Helen Moyer, el cuarto miembro del pequeño grupo que había emigrado a América con los Sucher. Dos años después, la esposa de Willi fallece repentinamente. Pese a ésto, Willi continúa con su compromiso de brindar conferencias en el Este, luego de algúntiempo. Más adelante abreviaría sus viajes y centraría su actividad de enseñanza cerca de su hogar. Verónica se hizo cargo de la casa y continuó ayudando con la tarea estelar . Ahora, hacia el final de su vida, llegó a la conclusión de que su obra no había sido en vano y que había logrado establecer bases firmes sobre las cuales se podría construir en el futuro. Durante los diez años siguientes, el hogar de Willi se transformó en un centro de actividades. Se vio motivado al ver que tanto por separado como grupalmente, la gente se acercaba a estudiar con él. Gran cantidad de personas afluyeron hasta su hogar en busca de una ayuda que les guiase. Escuchando pacientemente a cada uno, nunca dejó entrever la enredada situación de sus asuntos personales sino que más bien le concedía a uno la posibilidad de elevar la mirada hacia el cosmos, ofreciendo gentil y objetivamente los grandes cuadros de los Hechos del Cristo, permitiendo que brillasen como rayos luminosos sobre el trascurso del destino. Durante los talleres realizados en esta época, Willi se refirió repetidamente a la conferencia de Steiner del 10 de Octubre de 1919: 'Cosmogonía, Libertad y Altruismo', en la cual Steiner describe las tareas de las diferentes partes del mundo y apunta a la imperativa necesidad de que una nueva Cosmogonía surja desde América. Willi reconoció la importancia del hecho de que los americanos despierten, de modo realista, frente a su coexistir con el cosmos. En concordancia, brindó su última conferencia a los 82 años, justo dos meses antes de su muerte, a la American Studies Class en el Rudolf Steiner College, en Fair Oaks, California, donde enseñó con frecuencia. Se trató de los Eventos del Cristo en relación a la fundación de América en 1776.

 Willi falleció pacíficamente mientras dormía, el 21 de Mayo de 1985, habiendo recibido visitas hasta esa misma noche. Antes de morir, conjuntamente con un pequeño grupo de amigos, estableció al Astrosophy Reaserch Center en Meadow Vista, haciéndose cargo de las publicaciones, papeles personales y de la biblioteca luego de su fallecimiento. Para quien desease llevar a cabo estudios de investigación, un espacio fue brindado a tal fin en una casa cercana en donde se conserva este material. Obviamente, las cartas personales fueron devueltas o destruidas, pero cuantioso es el material histórico, la investigación médica y notas sobre muchos otros aspectos de su extensa labor.

Como escribiera más tarde uno de sus estudiantes: 'Willi Sucher aportó un nuevo y poderoso impulso en pos de la restauración de nuestro conocimiento sobre las estrellas, alcanzando el nivel de la sabiduría de los Misterios. Más importante aún, él abrió el camino hacia una nueva consciencia moral – una tal que reconoce la significancia del Cristo- y que concierne a las profundas relaciones que prevalecen entre el cosmos, la Tierra y la humanidad. Hoy, disperso aquí y allí por el mundo, un pequeño pero dedicado grupo de personasse ocupa decultivar el trabajo de Willi Sucher, ayudando a que la Astrosofía viva como un impulso espiritual en nuestra época'.

Ya a finales de su vida, Willi escribió: 'por lo tanto, sólo puedo decir finalmente que el destino me ha dado grandes oportunidades de descubrir y elaborar nuevas perspectivas creativas sobre la relación del ser humano con las estrellas, es decir, una nueva 'Astrosofía'. Estoy más que agradecido por tales oportunidades. De todos modos, la mayor de mis inquietudes fue siempre cómo hacer para brindar esta sabiduría al conocimiento humano. La respuesta a tal pregunta nunca fue fácil, aún tras 52 años de trabajar en este ámbito. Pero existe la esperanza de queeste trabajo sea portado hacia el futuro y de que halle más y más posibilidades de ser aplicado práctica y espiritualmente dentro de la civilización'.